El pasado miércoles 29 de junio tuvo lugar la charla del compañero Don Ignacio Montaño. Como era de esperar, todos disfrutamos con el relato de sus anécdotas y de los acontecimientos de su vida profesional, que nos contó de una forma apasionante y divertida. Fue un placer escuchar tantas experiencias que, aunque tuvieran lugar en tiempos muy distintos a los nuestros, en muchos aspectos se asemejan a los que nos tocan vivir actualmente.

Al evento asistió el Interventor General, quien le hizo entrega de la medalla de la Intervención General de la Administración del Estado.

Nos gustaría concluir esta breve reseña con un poema suyo:

¿Es acto administrativo
la frase que brota suave
y que descubre la clave
del sentimiento más vivo?
¿Roza lo cuantitativo,
se notifica, un recurso
interrumpe el breve curso
de la emoción que desliza?
Pues, ya está: ¡Si queda incurso,
se audita o se fiscaliza!