La Constitución, además del reconocimiento del Presupuesto anual como instrumento vertebrador de la actividad financiera,  contemplaba un control paralamentario, un control interno y un control jurisdiccional sobre la actividad del Poder ejecutivo.