Madrid, 8 de octubre de 2020 

La Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del  Estado quiere expresar su rechazo al escrito, de fecha 6 de octubre, suscrito por tres  sindicatos de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (en adelante, AEAT) y  nuestro absoluto apoyo a todos nuestros compañeros, Interventores y Técnicos de  Auditoría, destinados en la Intervención Delegada en la AEAT, que por el mero hecho de  ejercer las funciones que tienen encomendadas por Ley, han sido objeto de un ataque  inaceptable en un Estado de Derecho. 

 

Ante los hechos constatados en el Informe de Auditoría de las cuentas anuales  2019 de la AEAT, estos sindicatos, en lugar de emplear los debidos argumentos jurídicos,  descargan una serie de acusaciones infundadas, acusando al Informe de obedecer a  “oscuros intereses corporativos y el revanchismo de una Intervención relegada a un  ámbito muy secundario desde Ia creación de la AEAT”.  

 

El motivo de esta agresión parece estar en que, de acuerdo con la normativa de  auditoría aplicable, los auditores incluyen en su informe una referencia a las cuestiones  de legalidad que han podido constatar durante la realización de su trabajo. Estos  sindicatos se muestran asimismo molestos porque dichas cuestiones se hayan puesto  de manifiesto en un informe que es objeto de publicación en el BOE.  

 

Debemos recordar que el deber de informar sobre el cumplimiento de la  legalidad que encontramos en el desarrollo de una auditoría está establecido, además  de en nuestra legislación nacional, en normas internacionales de auditoría avaladas por  numerosas instituciones de todo el mundo. Este deber se establece para asegurar la transparencia en el funcionamiento de las instituciones públicas y es una garantía del  Estado de Derecho.  

 

Este ataque, tanto a la profesionalidad del Cuerpo Superior de Interventores  Auditores del Estado, como del Cuerpo Técnico de Auditoria y Contabilidad supone un  intento de socavar el prestigio adquirido por méritos propios, de una Institución de  control fundamental en un Estado de Derecho que no podemos ni debemos tolerar.  Ambos Cuerpos son y seguirán siendo un referente en el ámbito funcionarial de la  Administración Pública española, caracterizándose por su alto nivel de exigencia,  profesionalidad, cualificación y calidad, sin entrar nunca en descalificaciones ni  comparaciones con otros Cuerpos del Estado, con los que compartimos nuestra misión  que no es otra que prestar servicio a los intereses generales del Estado en su conjunto. 

 

Junta de Gobierno de la Asociación del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del  Estado